Por Alberto Medina Méndez

El disparate de renunciar a los sueños

El pesimismo crónico convive con el optimismo mágico. Esa aparente contradicción parece describir adecuadamente los típicos vaivenes de una sociedad confundida que no encuentra rumbo y prefiere la comodidad de su permanente fracaso. Se viven hoy momentos bastante complejos. El sabor amargo de esperar casi nada ha regresado una vez más y el horizonte no ofrece mucho. La incertidumbre nuevamente ha pasado a ser parte central del paisaje.

A veces es solo la política, otras especialmente la economía, pero en la inmensa mayoría de las ocasiones es una combinación de ambas la que construye este panorama tan tristemente sombrío como poco prometedor.

Bajo ese paradigma de crisis constantes, muchos ciudadanos se flagelan a si mismos pronosticando, con absoluta mansedumbre, un futuro plagado de inconvenientes adicionales y solo ven un interminable laberinto sin salida.

Luego, producto de alguna circunstancia, casi siempre exógena, un dulce “veranito” asoma y el sol sale otra vez para todos. De la noche a la mañana todo parece que florecerá. Inunda el imaginario colectivo la idea de que ahora si se saldrá adelante como si el destino natural ya estuviera escrito.

Ni una posición ni la otra tienen algún sustento. Ambas son la consecuencia de una visión totalmente infantil, extremadamente cándida, que piensa con excesiva convicción, que la bonanza es solo una mera cuestión de suerte.

Es en ese contexto que ha crecido hasta el infinito una mirada paranoica que se apoya sobre la creencia de que las cosas no salen bien porque el mundo se ha confabulado y conspira sistemáticamente contra el país.

Esa ideología demente suma adeptos día a día porque entiende que los responsables de tantos tropiezos son siempre otros. Esas explicaciones simplistas evitan la gigantesca tarea de admitir errores propios y eso implica no hacerse cargo de cada una de las recurrentes decepciones.

La sociedad, en definitiva, prefiere hacer lo que supone que es más fácil, aunque eso termine luego siendo lo más trágico y frustrante. Su pasmosa actitud de vivir en esa insólita zona de confort le impide pensar en cambiar todo de cuajo y resolver los problemas atendiendo las profundas causas.

La gente se sigue quejando de la clase política como si los dirigentes fueran los propietarios monopólicos de todas las culpas y eso fuera suficiente para comprender acabadamente porque, hasta ahora, todo ha salido tan mal.

A estas alturas unos y otros han demostrado empíricamente, en los hechos y no con su encantadora retórica, que no tienen la mas mínima idea de como se hace para solucionar los endémicos problemas actuales.

Ellos solo han construido una habilidosa arquitectura discursiva que les ha posibilitado ganar en los comicios, vencer a sus eventuales adversarios y hasta hacerles creer a todos que nada ha salido bien solo porque un grupo de ineptos y de delincuentes comunes, no ha sabido hacer lo obvio.

Cuando les ha tocado en suerte hacer la tarea asignada, demostraron cualidades demasiado similares, con ciertos matices poco relevantes. Hoy pueden contar la historia como deseen, pero los frutos están a la vista.

Ellos, definitivamente, han hecho muy mal los deberes. Se podrá optar por los menos malos a la hora de los turnos electorales, pero eso tampoco ha alcanzado para avanzar lo imprescindible.

Una pobreza estructural, corrupción por doquier, una inflación persistente y un déficit fiscal inflexible, la cultura del trabajo destrozada y múltiples asuntos no solo sin solución, sino que ni siquiera se ha iniciado el camino para encontrar mejoras de corto plazo, son solo una parte de este presente.

La educación, la justicia, la salud, la infraestructura, la seguridad, el empleo y hasta el sistema electoral, así como tantos otros tópicos no solo no han evolucionado, sino que en muchos casos han empeorado secuencialmente.

Los políticos están repletos de excusas, de discursos colmados de pretextos. Eso lo hacen bien y por eso aun siguen engañando a tantos, pero también porque la sociedad prefiere dejarse estafar antes que revisar sus falacias.

Hasta aquí las evidencias dicen mucho y no dejan margen para hacerse los distraídos. No importa lo que la política diga. Ellos solo protegen sus privilegios y sus eternas ansias de poder son las que guían su accionar.

Pero es la gente la que debe revisar su propia matriz. Es posible triunfar y siempre existe la chance de naufragar. Lo que no parece razonable es rendirse y no tener ni siquiera el anhelo de perseguir una meta.

La sociedad deambula hoy sin ninguna dirección. No tiene una simple hoja de ruta. Tampoco recorre un sendero buscando un objetivo concreto. Desperdicia su tiempo sin sentido y mientras tanto solo intenta subsistir.

Las comunidades que han logrado progresar lo hicieron porque se propusieron un objetivo. Hicieron enormes sacrificios, pero finalmente lo lograron. No midieron el tamaño de sus esfuerzos, solo se permitieron trazar un norte y cada día dieron un paso para cumplir con ese desafío.

La historia de esta nación puede dar fe de este fenómeno. Miles de inmigrantes vinieron sin nada e hicieron de esta tierra un paraíso terrenal. Criaron sus familias aquí y consiguieron prosperar, pero todo eso fue a base de trabajo y de un ambicioso proyecto personal y también comunitario.

Claro que en faltan lideres. Es indiscutible que la mediocridad se ha instalado en el centro de la escena, pero no menos cierto es que la sociedad no puede permitirse el lujo adicional de renunciar a sus sueños.

Cualquier privación vale la pena cuando una utopía consigue movilizar a las personas desde sus entrañas. Nadie dice que esto sea fácil, ni tampoco que con voluntarismo se ganan las batallas, pero si no es posible fijarse un propósito y diseñar una agenda, no existen políticas púbicas que funcionen.

- Por Alberto Medina Méndez -

amedinamendez@gmail.com

- 54 9 379 4602694

Twitter: @amedinamendez


Volver

 
Temp.: 18,7º - H: 87,0
ARCHIVO
Links amigos
Altura de los ríos
1) Paso de los Libres - 2,46 mts.
2) Yapeyú - 2,55 metros
3) La Cruz - 2,96 metros
Mercosur
Top Model
Imagen de Imagen
Fotos | Un estilo moderno y distinguido, con un look todavìa representativo de la temporada estival que està terminando. Paula Batalla tiene 17 años y està cursando el 6to. Año del Colegio Secundario en Paso de los Libres. Este medio periodìstico la eligiò para su portada principal del Portal de Noticias.
Opinión
Por Leonardo Mindez
Exclusivo: el ranking de los 11.431 pasajes que canjearon los 72 senadores en 2018
Desarrollo Integral | Peronistas, macristas, radicales y kirchneristas cambiaron tickets que no utilizaron por dinero, en una práctica transversal de la que no se brinda información oficial. Nueve senadores canjearon todos sus pasajes y se llevaron cerca de un millón de pesos de sobresueldo. Otros pesos pesados de la Càmara como Fernando "Pino" Solanas, Adolfo Rodríguez Saá,, Rodolfo Urtubey y Maurice Closs, tambièn canjearon sus respectivos pasajes.
Espectáculos
Sociales
El Cumple de Graciela Ugartemendía
Eventos | Con motivo de cumplir un nuevo año de vida, Graciela festejó tan grato acontecimiento en compañía de su familia y los amigos de su entorno en Paso de los Libres. Como siempre, una reunión en donde no faltaron las anécdotas, una rica cena y la tradicional torta.
Sociales
El Cumpleaños de Valentina Almeida
Eventos | Glamour, elegancia, belleza, atributos especiales para definir la presentación de Valentina Almeida en la soñada noche del festejo de su cumpleaños. Los Quince, una conmemoración única en el ámbito social y familiar y que Valentina recibió rodeada de sus afectos queridos y amigos en particular.
© Copyright 2008-2009 www.imagendeprensa.com.ar | All rigths reserved | Paso de los Libres - Corrientes - Argentina
CONTACTO | imagendeprensa@hotmail.com
Sistema PeGaSuS - DESARROLLADO POR www.chamigonet.com.ar